Puede parecer una tontería, pero nuestra primera vez es un hito muy importante en nuestras vidas, ya que marca el paso de la juventud, o la infancia, a la vida adulta, es, por así decirlo, la primera prueba que se ha de superar para pasar al siguiente nivel. Tampoco cabe duda que para ellas es, a priori, mucho más importante que para ellos, ya que experimentan unos cambios mayores.

Desde escorts en sevilla vamos a aconsejarte por si alguna vez te encuentras con alguna de estas maravillosas y pasionales chicas vírgenes, para que sepas cómo acertar y que sea algo que los dos recordéis.

Rosa de chica vírgenes Sevilla

El momento y lugar lo es todo para una chica virgen

Todo el mundo recuerda su primera vez, de eso no hay ninguna duda, unos con mejor recuerdo que otros, aunque el denominador común es que la mayoría de personas se acuerdan de su primera vez como una experiencia pasable en el mejor de los casos, la mayoría de veces mejorable y en muchos casos un desastre, ese va a ser nuestro objetivo a evitar, para que ella logre así un buen recuerdo de cómo fue su primera vez.

Lo primero y principal va a ser encontrar un lugar en el que ambos os encontréis cómodos, siempre buscando algo que, económicamente, esté al alcance de ambos, por supuesto. Una vez en el lugar vamos a buscar que el ambiente sea lo más confortable posible y, por qué no decirlo, lo más romántico; es una experiencia muy importante para ellas, así que un ambiente oscuro en el que echaremos mano de velas para darle un toque sensual será nuestro aliado. Flores, música de ambiente y unas sábanas de seda pueden hacer maravillas. Es algo que, normalmente, no se suele hacer pero a lo que merece la pena prestarle atención para una situación tan especial.

Una buena copa de vino (o cualquier bebida que ella prefiera) también nos van a ayudar a ponernos a tono y que ella se desinhiba un poco. Por supuesto con medida, no queremos pasarnos y que luego no recuerde nada. El alcohol es un gran aliado para una noche de sexo, pero si nos pasamos puede arruinarlo por completo.

Es importante que tanto esa chica virgen y nueva en las experiencias sexuales como tú, tengáis completamente claro que ese es el momento adecuado para tener una relación sexual. Este punto es interesante, ya que no solo es cuestión de que dicha chica virgen esté preparada, sino que tiene que notar que el chico también lo está, para así llear a un nivel de complicidad y satisfacción mayor.

Por supuesto, para que el sexo funcione, y, sobre todo en estos casos, es necesario que haya confianza y química entre los dos, que ella se sienta a gusto contigo y  tú con ella. Ni que decir tiene que el deseo es una parte vital y será muy importante que ambos estéis deseando como locos el disfrutar el uno del otro.

Chica hombro sensualMuéstrale tu seguridad a las chicas vírgenes

Ya que ella es nueva en relaciones sexuales es muy importante que tú muestres la seguridad que a ella le va a faltar y tengas las cosas claras, aquí el hombre va a ser el guía de la experiencia y es necesario que sepa lo que hace, las inseguridades quedan descartadas, tenlo en cuenta y ambos lograréis una experiencia plena.

Es muy importante hacer que la primera experiencia sexual de una chica virgen sea lo más placentera posible. Podemos hacer que la chica virgen en cuestión disfrute todo lo posible de esta experiencia sexual si logramos estimularla poco a poco y conseguimos que confíe plenamente en nosotros, ya que de esta forma, la seguridad que encontrará en el chico se transformará en relajación de su cuerpo y, por tanto, será menos estresante la experiencia.

Comienza con suavidad, con pequeñas caricias y besos para que ambos vayáis entrando en calor, no hay peor enemigo de una primera vez que la brusquedad. Acuérdate de ir llevándola con tu voz, recordándola cuánto la deseas y tu emoción por disfrutar ese momento con ella, pero tampoco lo hagas a cada momento porque eso refleja también cierta inseguridad. Todo con mesura.

Ella sentirá vergüenza, por supuesto, ya que es la primera vez que se enfrenta a una situación como esta, pero para eso estarás tú que te encargarás de quitársela. Recorre todo su cuerpo con suavidad, recordándole lo que te gusta y lo atractiva que te resulta, para que ella, poco a poco vaya ganando confianza y sea capaz de desinhibirse como lo vas a hacer tú. Que ella sepa que lo que está haciendo está bien y que no lo hace con torpeza le dará también esa seguridad tan necesaria para que la cosa funcione.

Ahora será el turno de descubrirle sus zonas erógenas, y de abrirle caminos que antes no había probado. La mayoría de chicas vírgenes creen, erróneamente por supuesto, que las únicas zonas erógenas se encuentran en la vagina y en los pechos, algo que, seguramente, ya habrán estimulado con anterioridad con la masturbación.

Paséate por su cuello, vientre, columna vertebral, pies, orejas, para que ella se vaya descubriendo así misma y su manera de experimentar el placer y deja que sea suya la iniciativa de jugar con tu pene, no la obligues a nada que no esté dispuesta a hacer, puedes guiar sus manos ligeramente pero poco más, para que no se sienta en la obligación de hacer nada.

Si practicáis sexo oral debes hacerlo muy suavemente, comenzando con suaves besos en los alrededores de la vagina y procediendo con mucha delicadeza, es posible que seas el primer hombre que se lo hace, no seas brusco, tómate tu tiempo.

Lo normal es que sus paredes vaginales estén cerradas, debido a su virginidad, por eso, antes de la penetración prueba a introducir un dedo y realizar movimientos suaves para ir abriéndolas.

Cuándo creas que está preparada y ella te lo confirme, lanzaos a la penetración, pero siempre recordando esta suavidad que hará que la experiencia sea lo menos dolorosa posible. Para una chica virgen es muy difícil llegar al orgasmo por penetración así que puedes ayudarte con los dedos. Por supuesto no te olvides de seguir estimulándola con besos y caricias para que no pierda en ningún momento la tensión sexual.

Con estos consejos no deberías tener problema alguno para lograr que la experiencia sea muy especial para ella, así que no lo olvides, seguridad, un paso firme y mucha, mucha suavidad.

¿Qué te ha parecido? Coméntanos tu opinión.>

Los comentarios no son para pedir cita. Pide cita por teléfono: +34 91 141 34 55

Your email address will not be published.

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y e contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.