Masaje prostático con escorts

Para los hombres heterosexuales es posible tener ciertos tabúes sobre sexualidad que les impiden disfrutar de los que podrían ser los mejores orgasmos de su vida.

Precisamente por ello, te invitamos a disfrutar de esta técnica a la que no debes temer, ya que te puede resultar tremendamente placentera. Junto con una escort vivieras los orgamos más exquisitos gracias a el masaje prostático.

Lo mejor en Masaje prostático con escorts están aquí

Disfruta de un orgasmo distinto

La próstata es un órgano ligado a la eyaculación, pues parte del semen está compuesto por el líquido que segrega. La próstata se encarga, además, de producir el primer líquido que aparece durante la erección. Este líquido tiene como misión eliminar cualquier resto de orina que pudiera contaminar el semen, y de bloquear el paso de orina de la vejiga en el momento del coito.

El masaje prostático es un tabú que no tiene porqué seguir siendo así. El orgasmo que consigues con este masaje es distinto al del pene. Abre otra dimensión de placer a base de sensaciones más profundas.

Del mismo modo, el estímulo de la próstata por sí solo puede llegar a producir la eyaculación, es una manera diferente de llegar al orgasmo porque es una zona muy erógena que muchas mujeres desconocen y que muchos hombres, también.

El Punto P masculino, un placer desconocido

En la próstata se encuentra el conocido Punto P, la zona más erógena del cuerpo masculino. Para dar con el Punto P masculino se debe tener confianza, relajación e imaginación. Está situado en una especie de puerta sagrada y desconocida para el éxtasis: en el recto, en la próstata, junto al cuello de la vejiga. Es una zona riquísima en terminaciones nerviosas y a ella se llega, claro, a través del ano. Dicen quienes lo han probado que vale la pena.

¿Cómo se hace un masaje prostático?

La escort lo hará más divertido y excitante estimulando diferentes zonas antes de entrar: el pene, los testículos, el perineo… siempre con la intención de lograr una mayor relajación y excitación. Si las caricias y la presión en el perineo son agradables puede pasarse a acariciar alrededor del ano, y la entrada, sin meter el dedo todavía.

Puede volverse un poco atrás, jugar con los muslos, de nuevo los testículos, el pene, y regresar otra vez al ano, incluso metiendo un poco el dedo mientras se siguen estimulando otras zonas. La reacción del hombre es lo que dirá si seguir o quedarse de momento ahí.

La mejor posición para hacerlo es con el hombre tumbado boca arriba y las piernas flexionadas, al menos las primeras veces, pues así se puede acceder mejor a las otras zonas de alrededor, y que de ese modo el masaje prostático sea una cosa más.

Al presionar directamente en los nervios que rodean la vejiga, el placer y la excitación son inmediatos. Los fluidos y la presión sanguínea se concentran en el final de la uretra creando una sensación de pesadez. Es en ese momento cuando se puede lograr un orgasmo sin eyaculación.

Disfruta del orgasmo prostático con escorts

Con el masaje prostático el hombre llega al orgasmo, siendo en algunos casos más intenso que en los orgasmos genitales. Si además del masaje de próstata se estimulan otras zonas, como el perineo, los testículos o el pene, seguro que el hombre consigue un momento de placer que nunca habría imaginado.

Atrévete a vivir una de las más excitantes y placenteras experiencia de los orgamos producidos por el punto P. Disfruta de tu encuentro con escorts, las más exclusivas y expertas en masaje prostático.