Si estás buscando recibir o dar el masaje erótico perfecto, para ahora mismo de buscar, porque ya has encontrado el sitio adecuado donde te daremos las pistas más valiosas para hacer que tu pareja se sienta en el paraíso solo con usar tus manos. Sigue leyendo y no te arrepentirás, gracias al masaje erótico perfecto podrás darle a tu vida sexual ese punto extra que estabas buscando.

Masaje sensual

El mejor masaje erótico

Antes de nada, solo recordarte que, para recibir el mejor masaje erótico posible, siempre lo mejor va a ser quedarnos en manos de profesionales, no hay mejor masaje que el que una escort de alto nivel puede darte, desde aquí vamos a contarte cómo lo harían estas expertas en el placer romántico y sexual.

Para comenzar un buen masaje erótico lo primero será que la persona que va a recibirlo esté en una posición de total comodidad, esto es recostada o tumbada, para que la concentración en las caricias recibidas sea máxima y nada enturbie el placer que está por llegar.

Siempre es aconsejable utilizar algún lubricante o aceite, si es posible que desprenda olores reconfortantes,  para que todos nuestros sentidos se vean estimulados a la vez y lograr así un disfrute máximo.

Además acuérdate de bajar un poco la luz (si es posible utiliza velas que aportan un estilo mucho más relajante) y de poner música relajante para conseguir que ambos os abandonéis a la placentera sensación, porque no solo disfruta el que recibe el masaje, también puede disfrutar el que lo realiza.

No hay que olvidar que se trata de un masaje erótico, nuestro objetivo no es liberar la tensión de los músculos ni nada parecido por lo que la presión que vamos a realizar será muy poca y solo con las yemas de los dedos, queremos asegurarnos de que la otra persona disfrute de una sensación suave, relajante y estimulante, que en ningún momento alcance a doler, eso será contraproducente para nuestro masaje erótico perfecto.

Una vez preparado/a puedes empezar por donde quieras, nosotros te aconsejamos empezar por la cabeza, para después ir bajando suavemente y poco a poco hasta llegar a las zonas más importantes y estimulantes.

Para empezar por la cabeza comienza acariciando suavemente la frente y recorre todos los rasgos con delicadeza, nariz, pómulos, mejillas, barbilla, etc. Recuerda que la oreja es una zona muy sensible y erógena, acariciala bien e incluso estimúlala con la lengua o tan solo con tu aliento.

Flor roja masaje

Encontrando el placer en tus manos

Cuando acabes con la cabeza ves bajando suavemente hacia la espalda a través del cuello, ahora empieza lo bueno. Empieza suavemente por la parte alta de la espalda y ves bajando poco a poco. Desliza tus manos lentamente hacia abajo hasta alcanzar el pompis y detente ahí durante un momento, realizando movimientos circulares.

Después de esto podrás bajar un poco hasta los pies o subir por los costados hacia las axilas. Nosotros te recomendamos que hagas las dos cosas, así ninguna zona quedará exenta de la relajación.

Después de esto puedes acercarte tímidamente a la zona interior de los muslos y quedarte ahí durante un rato, no demasiado para estimular la zona más sensible pero sin pasarse, seguro que no quieres que el masaje acabe cuando todavía ni has empezado.

Una vez realizado estos movimientos en la espalda, pompis y cara interior de los muslos, nuestro acompañante deberá darse la vuelta y empezaremos a masajear el pecho con movimientos amplios y circulares, con mucha delicadeza, seguro que nuestro chico/a ya está a tono y no queremos saltarnos ningún paso.

Quédate un rato en la zona del pecho y ves bajando poco a poco por las piernas hasta los pies. Desliza tus manos suavemente hasta las puntas de estos para luego volver de nuevo al pecho entreteniéndote todo lo que haga falta en piernas, muslos y caderas, cuanto más juguetees, más disfrutará el otro.

Tras realizar todos estos eróticos movimientos solo te quedará dedicar tu entera atención a la zona más íntima, una vez allí deja volar tu imaginación y estimúlala como más prefieras, siempre comenzando suavemente y observando a tu compañero/a para que su expresión y sus gestos te vayan dando las pistas hacia donde tienes que ir, si tienes que ir más rápido o más lento, más fuerte o más flojo será cosa de la complicidad que ambos tengáis y hacia dónde queráis ir.

Chica sentada mar

No te olvides de las partes más importantes

Siempre has de prestar especial atención a partes tan importantes como los pechos o pectorales, no te olvides que esta es una parte crucial del masaje erótico y que será un perfecto indicador de si lo estás haciendo bien.

Asegúrate de envolver bien con tus manos esta zona realizando movimientos circulares en el sentido de las agujas del reloj para la zona derecha y al contrario para la zona izquierda. Acerca y aleja los senos/pectorales sin miedo y no te olvides de detenerte siempre durante unos momentos en la zona del pezón, masajéalo bien y préstale la atención que merece, es una zona muy erógena y muy agradecida al contacto con las manos. Si quieres aportarle un poco más de erotismo puedes incluso hacerlo con la boca, incluso besándolos directamente. Esto os pondrá a 100 a los dos.

También puedes servirte de otros elementos como una pluma o un pincel, su contacto suave con la piel proporcionará un placer mucho más delicado y diferente al que puedes aportar con las manos.

Además debes prestar atención a las nalgas, no te olvides de ellas. Realiza también movimientos circulares, y concentra la presión después en una sola para luego pasar a la otra, apretando sin miedo y subiendo los pulgares hasta el coxis, esta técnica es muy erótica, sobre todo para los hombres, ya que nos acercamos mucho a la próstata, una zona muy sensible al placer.

Si sigues estos consejos no hay ningún impedimento para que puedas realizar el masaje erótico perfecto. Dejarás sin habla a tu pareja y encontraréis una nueva zona de disfrute que ambos podréis ejercitar por turnos para hacer vuestra vida sexual un poco más picante y diferente.

Pierde el miedo a usar tus manos, sigue nuestros consejos y verás como tu pareja se pone a tono en seguida, además de la relajación que puede aportar un masaje de estas características.

¿Qué te ha parecido? Coméntanos tu opinión.>

Los comentarios no son para pedir cita. Pide cita por teléfono: +34 91 141 34 55

Your email address will not be published.

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y e contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.