Escort latina en SevillaHoy me encuentro en la ciudad de Sevilla y he tomado una decisión. Llevo mucho tiempo meditándolo y al final he decidido seguir adelante. Desde hace muchos años he tenido una fantasía, una fantasía que creo que puede ser maravillosa y muy placentera. Contratar a una escort latina. ¿Por qué no cumplirla?

He llegado a ser el Director de mi propia empresa bajo una premisa: “Si quieres algo ve a por ello, solo se vive una vez”; pero eso solo lo he aplicado al ámbito de los negocios.

Nunca he tomado decisiones arriesgadas en lo que respecta a mi vida privada. Mi matrimonio lleva muerto mucho tiempo y mis hijos van a su rollo, ya es momento de que empiece a vivir de verdad, que empiece a disfrutar.

Escort latina en Sevilla

Llego al apartamento, me dirijo al ascensor y subo a la segunda planta. Al salir, mi corazón late con excitación. Si es todo como me han dicho que es y si me fío de mi amigo que me recomendó estos servicios, van a ser las mejores horas de mi vida.

Al llegar a la habitación del hotel de Sevilla llamo con los nudillos.

~ Abre la puerta lentamente y da dos pasos al interior con los ojos cerrados ~escucho una voz sexy y juvenil tras la puerta.

La obedezco con el pulso a mil por hora.

~ Cierra la puerta ~escucho.

A tientas estiro mi mano, palpo y la cierro a mis espaldas.

~ ¿Estás listo para cumplir tu fantasía? Entonces abre los ojos.

Contratar a una prostituta para una fiestaSevilla, la ciudad de las mejores Escorts latinas

La luz es tenue pero no está oscuro del todo, puedo ver sin problemas el borde blanquecino y más alejado del jacuzzi. Sentadas sobre él, descansan mis dos escorts latinas elegidas, con los pies dentro del agua. Yo me quedo paralizado al ver a semejantes bellezas y por culpa de su puesta en acción, mi polla ya comienza a endurecerse.

Comienzan a besarse para mí. Después, con un dedo me indican que me acerque y mientras lo hago, ellas van descendiendo hasta meter todos sus cuerpos bajo el agua.

~ Quédate con los calzoncillos y siéntate allí ~me dicen una de ellas.

Con las manos temblorosas intento desnudarme tan rápido como puedo y me voy hasta donde me ha indicado ella. Me siento en el mismo sitio donde ellas me recibieron. Allí no sólo hay un fino borde sino que hay un resquicio suficientemente grande como para sentarse cómodamente.

Meto los pies en el agua y siento su temperatura. Con lujuria, observo a mis dos chicas mientras se acercan por el agua sensualmente hacia mí. Con esas miradas, con esos ojos, con esos labios… Uuffff. Ya estoy muy excitado.

Al llegar a mí, se vuelven a besar. Sus lenguas juguetean en la boca de la otra mientras sus manos acarician mis muslos.

De pronto comienzan a besar lo que acarician y miro al techo por lo magnífico de la situación. Llevan sus manos hacia mi bóxer y comienzan a acariciar mi miembro. Lentamente me retiran los calzoncillos y al ver mi gran pene ambas se quedan con los ojos como platos. Ríen con sorpresa.

~ Coge esa botella de cava ~ me dicen.

Está abierta.

El mejor sexo de mi vida con una latina

Ambas ponen sus bocas en mi glande y me piden que lo derrame. Cuando el burbujeante líquido me baña mi sexo, lanzan sus lenguas. Comienzan a lamerlo al unísono, cada una por un lado. Luego comparten mi glande, con sus lenguas forcejeando salvajemente sobre él.

Me retuerzo de placer y gimo. Esto es increíblemente placentero. No habría podido imaginarme que contratar a escorts latinas en Sevilla fuera algo semejante a esto. Ellas jadean y disfrutan saboreando el cava de mi polla. A continuación, la fantástica jovencita morena, sube lamiendo el tronco y se la introduce toda en la boca. Succiona y succiona haciendo que me lleve las manos a la cabeza de placer.

Tras unos minutos mamándomela, la escort latina y rubia sale del jacuzzi, se va a uno de los cajones y saca un preservativo. Desnuda, se queda de pie sobre la cama mirándome eróticamente con el preservativo, todavía en el envoltorio, en la boca.

La escort latina morena, que todavía me la sigue chupando, mira hacia arriba y me pregunta.

~ ¿Quieres follártela?

Yo asiento con ganas mirando a la chica latina. Salgo y comienzo a follármela, mientras la amiga viene a nuestro lado y me masajea mis testículos.

~ ¡Dios! ¡Es perfecto chicas!

Seguimos y seguimos gozando hasta que mi cuerpo siente una increíble explosión interior y me corro. Después, ambas escorts latinoamericanas, se acercan hasta mi cuello y comienzan a besarme ayudándome a relajar.

Tras unos instantes, separan sus rostros y se lanzan entre ellas en un fogoso beso. Yo lo observo exhausto y maravillado y eso que todavía me queda más de media hora con ellas. Lo que me pueden hacer ahora… puff.

¿Qué te ha parecido? Coméntanos tu opinión.>

Los comentarios no son para pedir cita. Pide cita por teléfono: +34 91 141 34 55

Your email address will not be published.

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y e contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.