¿Cómo saber si eres adicto a las fantasías sexuales? Esta es una duda que algunas de nuestras escorts de lujo nos ha hecho llegar porque sus clientes les han preguntado. Y nosotros en este artículo vamos a intentar resolver las dudas de si esto es o no, un problema a corto o largo plazo. ¿Estáis listos para informaros?

¿Eres adicto a las fantasías sexuales porque siempre le pides una a nuestra escort o a tu pareja?

Bárbara y Carmen el mejor lésbico real cien por cienNo es común que alguien hable abiertamente de su adicción al sexo. Todas las adicciones suelen ser llevadas en secreto. Y en el caso hipotético de que alguien se lanzara al ruedo en una conversación, es probable que se enfrentara con gente que no alcanzarían a comprender que se está hablando de una adicción, y por tanto, de un asunto que repercute de un modo muy negativo en la vida de una persona. Igualmente probable es que se lo tomaran a la ligera, cuando no con sorna. Quien más y quien menos es un poco adicto al sexo, pensaría más de uno.

El tener fantasías sexuales, muchos psicólogos lo califican como un importante indicador de salud sexual. Por otro lado los sexólogos afirman que las fantasías sexuales son normales e incluso necesarias dentro de una vida sexual sana porque actúan como un fuerte estimulante del erotismo. Tanto hombres como mujeres tienen y viven estas experiencias imaginativas y fantasean con aspectos íntimos en donde involucran a su pareja, amante y otras personas como chicas de compañía ó personajes populares, en un juego erótico y sexual.

¿Qué reflejan los estudios sobre las fantasías y ser adictos a ellas?

Escorts de Sevilla guapas

La mayoría de los estudios investigaron acerca de si era común tener y hacer fantasías sexuales durante la vida en pareja. Según uno de estos estudios, llevado a cabo en la Universidad de Granada (España), los hombres tienen más fantasías sexuales que las mujeres. De acuerdo a una investigación, expertos han encuestado a 2.250 personas (49,6 por ciento hombres y 50,4 por ciento mujeres) de 18 a 73 años de edad, que mantienen una relación de pareja heterosexual de, al menos, 6 meses de duración. Los resultados indican que casi el 100 por ciento de mujeres y hombres ha experimentado alguna fantasía sexual de modo placentero y agradable durante su vida, y alrededor del 80 por ciento de los participantes en el estudio tuvieron, al menos, una fantasía sexual negativa o desagradable en algún momento. Esto no debería sorprender a nadie ya que, al igual que puede haber una noche mala en la cama, puede haber una fantasía que salga mal. Los motivos de esto pueden ser muchos:

  • No haber preparado bien la fantasía. Por ejemplo, no es lo mismo un buen disfraz que uno barato de diez euros que luce feo.
  • Que realmente no tuvieras esa fantasía o que realmente no te excitara tanto como tú pensabas.
  • Tener expectativas demasiado altas en esa noche.
  • Precipitar las cosas.
  • Que a tu pareja no le llame la atención hacerlo.

¿Pero realmente pueden ser negativas a largo plazo?

Aunque los hombres son los que más fantasean sexualmente también son los que más hacen realidad esas fantasías ya que no se quedan en el solo hecho de imaginarlas, la realizan con sus parejas o recurren a otras parejas, agencias de escorts o juguetes eróticos que les permitan cumplir con su fantasía sexual.

El problema puede aparecer cuando te evades de la realidad y dejas de ver a la mujer (o al hombre) como una mera persona y los ves como si fueran objetos o muñecas y muñecos que puedes modificar a tu antojo. El hecho de disfrutar de una fantasía, no solo reside en que tú la tengas, sino que la otra parte que participa deseé hacerla también.

Por otro lado, es importante mencionar que todo en exceso es negativo. Está bien cumplir fantasías y, dependiendo de la pareja, puede ser una al año, una cada tres meses o dos al mes, pero estar intentando cada día hacerlas, no es nada positivo. También hay que disfrutar del sexo tal y como es. Todas las adicciones son nocivas, pero hay algunas más complejas que otras. A pesar de las dificultades y la lucha interior que conlleva, todos entienden que un alcohólico puede dejar el alcohol, o un ludópata el juego. Sin embargo un bulímico no puede dejar de comer, ni tampoco un adicto al sexo prescindir del mismo por completo. Técnicamente sí; pero sería como transitar de un extremo al otro del problema sin pasar por la solución. ¿Cuándo se sobrepasa el límite? En este punto existe bastante desinformación. Puede llevarse una vida sexual muy activa y no por ello ser considerado adicto. ¿Dónde radica la diferencia entonces? La persona que lleva una vida sexual activa está satisfecha consigo misma, algo que no ocurre con el adicto. Éste carece de control sobre sus actos a pesar de que su conducta le acarree sentimientos negativos.

¿Qué te ha parecido? Coméntanos tu opinión.>

Los comentarios no son para pedir cita. Pide cita por teléfono: +34 91 141 34 55

Your email address will not be published.

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y e contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.