Última actualización viernes 17 de marzo de 2017
El mundo se está convirtiendo en un lugar con muchas opciones para elegir. A día de hoy, la profesión de las escorts goza de un buen momento, ya que muchas personas que quieren disfrutar del sexo acuden antes a una escort que a una puta en Madrid. El abanico es amplio tanto dentro del sector, ya que los clientes pueden acudir a agencias o a escorts independientes.

A medida que pasa el tiempo, más chicas se lanzan a la aventura de trabajar como escorts independientes por las oportunidades que les ofrecen. Hay que señalar que hay una gran diferencia entre la prostitución dónde existen abusos a mujeres y la elección libre de las mujeres a trabajar como profesionales de sexo. De hecho, es una actividad que es importante que la ejerzan chicas con el deseo de entregarse a otros hombres. De esta forma todos ganan, la escort trabaja en algo que quiere y se implica en ello, y el cliente disfrutará de un servicio mejor.

Tienen una gran capacidad para amoldarse a las necesidades del cliente. Si éste lo necesita, pueden ir a su domicilio con total discreción sin que nadie de su entorno sepa que el cliente ha contratado sus servicios. De la misma forma ocurre el cliente quiere que la escort acuda a la habitación de un hotel, ella interactuará como si una amiga o persona de confianza se tratase. No obstante, algunas escorts independientes disponen de su propio apartamento para atender a sus clientes. En él, disponen de multitud de disfraces para recrear un momento que el hombre está deseando (una fantasía, una escena de una película porno, un sueño erótico, …). También podrá hacer uso de juguetes eróticos para que ambos disfruten porque los hombres también pueden disfrutar de los consoladores, aunque unas esposas, un antifaz o unos aceites pueden ayudar a crear ambiente.

Una alternativa a tu encuentro sexual puedes tenerlo en lugares públicos dónde como un restaurante, sitios de copas, centro comercial, probadores, …, donde el juego será mucho más divertido en el cual solo vosotros dos sabréis lo que está pasando. También existe el riesgo de que os encuentren, pero esto es lo que merece la pena de este tipo de aventuras con profesionales del sexo. Si no lo has probado nunca, no te prives de pasar un momento que siempre recordarás. La lujuria y pasión del encuentro no lo probarás con tu pareja, ya que el riesgo la relación podría verse afectada. Por este motivo, los servicios de las escorts siempre te darán algo más que el sexo en pareja.

Y es que las escorts independientes son chicas de una pasta especial. Les encanta interactuar con la gente porque los servicios de una escort tienen que ver el sexo y todo lo que gira alrededor. Existe un coqueteo, unas miradas, unas caricias, unos besos tiernos y suaves, …, antes de que la cita pase a la acción en la cama o en cualquier lugar que se tercie. Hay que tener en cuenta que acostarse con una escort es un proceso con diferentes fases que se ajustan a cada cliente, porque cada cliente responde de una manera.

Una escort independiente sabe interpretar el lenguaje no verbal, entiende lo que necesita el cliente en todo momento y entregarse como dicta el momento. Con las manos pueden hacer un masaje erótico, pasándolas por diferentes zonas como la entrepierna o la parte inferior del abdomen que excita de sobremanera a los hombres sin tener que empezar a masturbar. Con la boca y la lengua puede lamer el cuerpo consiguiendo que se erice el cabello con lametones por el cuello, dedos, manos,…

Otra posibilidad es que la escort te lleve a un estado de excitación con un masaje tántrico. Comenzará primero con un ligero masaje por todo el cuerpo. Esto te permitirá alcanzar una relajación profunda y prepararte para que la escort empiece con tu miembro. Suelen emplear una pequeña cantidad de aceite sobre el pene y los testículos para empezar a masajearlos. Después pasará al área entre los testículos y el ano, conocida como perineo. Luego retirará la mano y repetirá con la mano izquierda. Tratará de mantenerte cerca del orgasmo pero no te llevará a el en ese momento.

Una vez la situación este en el momento más alto, se entregará a ti con todas sus armas de mujer. Un francés natural puede ser un buen punto de partida para pasar a palabras mayores o empezar a probar posturas en la cama. En la postura del balancín tendrás a la altura de cara sus pechos para que puedas besarlos o dejar que acaricien tu cara. O si lo prefieres el model para poder abrazarla por detrás. Pero si te gusta que tengas más acción, lo ideal es que volváis a salir de la cama para tener sexo en otros lugares, como encima de la mesa. Aquí podéis hacer la postura del candado, dónde verás que la chica te agarra con sus piernas e impedirá que te escapes. O bien, puedes cogerla en brazos y hacerlo contra la pared de forma furtiva, aunque en un sitio que pocas veces se prueba es encima de la lavadora.

Para culminar el momento, puede ser como lo desees. Las escorts saben perfectamente como hacer una mamada para soltarlo en su cara, cosa que no podrías hacer con tu pareja porque rompería todo el romanticismo. Otra opción sería que fuera en el pecho o la zona de su cuerpo que prefiera. Después de ese momento te alegrarás de haber estado con esa diosa del sexo, que tanto ha sabido entenderte y ha sacado lo mejor de ti.

Si ya te imaginas todo lo que puedes hacer con una escort, ahora puedes empezar a buscar las dotes de la chica que quieres que tenga, como por ejemplo el color del pelo, la talla de pecho, su culo, altura o peso. Como hemos dicho al principio, el mundo se está convirtiendo en un lugar con muchas opciones para elegir y en este momento no iba a ser menos.